Te contamos por qué el aeropuerto Changi de Singapur ha sido nombrado el mejor del mundo en 2017

Si llegaras a hacer una escala en él, las horas de espera valdrán mucho la pena… y se pasarán volando, créelo.

 

 

This festive season, we're wishing for a white Christmas... Not very feasible in Singapore, but we'll take what we can get! What are your Christmas wishes?

Una publicación compartida por Singapore Changi Airport (SIN) (@changiairport) el

Todo mundo prefiere los vuelos directos -porque “al mal paso darle prisa”- sobre todo si no se viaja en Business o First. Sin embargo, las escalas todavía representan una extensión de la pesadilla de estar sentado por horas en un estrecho e insoportable asiento. Mientras muchos aeropuertos continúan siendo solo eso, aburridos lugares en el que se llevan a cabo conexiones, el Changi de Singapur es todo lo contrario.

No solo fue votado como el mejor aeropuerto del mundo por la facilidad de echar una buena pestañita en sus cómodos camastros (sin costo), sino por ofrecer una muy grata experiencia. Los Sky Trax Airport Awards le otorgaron dicho reconocimiento este año porque sus cuatro terminales cuentan tanto con distintas como compartidas opciones de distracción y entretenimiento para que, cualquier pobre alma que deba esperar 10 o más horas para tomar el siguiente avión que la lleve a su destino, no se aburra, desespere ni caiga al borde de la locura. Su propuesta es tan atractiva que hasta puede faltar tiempo, así que cuando la vida te lleve por allá, escoge sabiamente qué hacer, porque hasta una puesta en escena, Peranakan Love Story, tendrás oportunidad de disfrutar.

Para los que buscan relajación total

Entre sus atractivos principales destaca en su roof top el jardín de cactus, el cual alberga más de 100 especies de esta familia y otras plantas áridas de los desiertos de Asia y África. Es el espacio ideal para caminar, desentumirte, y por qué no, tomar una bebida en el bar para terminar de relajarte.

Si eres amante de la naturaleza, date una vuelta por el Steel in Bloom, el Piazza, el Enchanted y el Scuptural Tree Garden. Ya si de plano no es lo tuyo, opta por un chapuzón en la alberca del Aerotel. Tómate luego unos minutos en el jacuzzi y listo, como lechuga fresca para el próximo abordaje. Si lo consideras necesario, date una vuelta por el spa.

Viajar con los más pequeños también es una odisea y aceptémoslo, los baños del aeropuerto promedio no ayudan mucho cuando se trata de cambiar pañales. Pues los genios de Changi, que han pensado pensado en todo, incluyeron varias salas de cuidados de bebés en las que las mamás pueden hacer uso de dispensadores de agua caliente y principalmente, contar con privacidad. Qué alivio, ¿cierto?

Para los que no pueden estarse quietos

Cualquiera que sea fanático de los videojuegos se sentirá como en casa, o por lo menos, apreciado. Podrá escoger entre un Xbox 360 y otras estaciones de Kinect Sports (para conseguir lo que no se pudo con el stretching), o incluso ver una película o los videos musicales que quiera en el booth de MTV.

Si pasa por la cabeza darle un descanso a la tecnología, entonces aplica visitar las distintas exposiciones, así como el salón de arte. En él podrás crear tus propias huellas usando crayolas al friccionar el papel sobre superficies con iconos inspirados en la cultura del país. Si los niños se aburren rápido, no hay de qué preocuparse, basta llevarlos al área de juegos para que se diviertan… y se agoten.

Para las amantes de la belleza

Entre las distintas tiendas, el Shilla Beauty Loft tiene a la Dior Beauty House, la primera de su clase en un aeropuerto. En su atelier privado se lleva a cabo una experiencia de compra sofisticada y personalizada. Además, sus servicios exclusivos van desde una consulta en maquillaje y cuidado de la piel hasta faciales, masajes de manos y hasta prácticos makeovers para verte como salida de la pasarela.

Para eliminar –o por lo menos disimular- el cansancio ocasionado por el largo vuelo, hay que darse una vuelta por el lujoso bar de SK-II. La prestigiada marca japonesa promete un tratamiento (con su legendaria efectiva Miracle water, por supuesto) para consentir y rejuvenecer a la fatigada pasajera dependiendo del tiempo que tenga disponible, desde uno que dure 15 minutos hasta otro que abarque 60. Nada mejor –y urgente- como esta manera de aliviar el estrés y ansiedad de la piel.

¿Quién dijo que el jetlag no se podía ocultar? ¿Verdad que no vale la pena agobiarse porque no haya WiFi? No te asustes, es algo que por supuesto a Changi no le falta.

 

My favourite part of Changi Airport is ___________. #architecture #wanderlust #flyaway

Una publicación compartida por Singapore Changi Airport (SIN) (@changiairport) el