"Muchos hombres han sido sancionados por el error de tocar una rodilla”

Catherine Deneuve y otras celebridades francesas se rebelan y firman carta contra el puritanismo sexual.

En la pasada y reciente entrega del Globo de Oro, las celebridades hollywoodenses se unieron y, ataviadas de negro bajo la consigna de Time's Up, le gritaron al mundo que ya era suficiente acoso sexual. Pues bien, un centenar de personalidades francesas encabezadas por Catherine Deneuve no se sienten representadas y acaban de firmar una carta en la que se oponen a lo que llaman “puritanismo sexual”.

Este nuevo y polémico movimiento, que se opone a iniciativas contra el acoso como Time´s Up y MeToo, fue revelado mediante un manifiesto firmado por un centenar de involucradas y publicado en el periódico Le Monde el 9 de enero. A través de una carta, célebres activistas francesas mandaron un mensaje de protesta a sus colegas americanas, que parece decir entre líneas: “están exagerando”. Y es que Deneuve y compañía no están de acuerdo con los neo-movimientos feministas surgidos a raíz del destape y las denuncias de acoso sexual del caso Harvey Weinstein. Según ellas, estas iniciativas promueven el puritanismo y crean un clima totalitario que representa un atentado contra la libertad sexual. Además de dejar claro que no se sienten representadas por las acciones de sus contrapartes en Hollywood, las rebeldes dejaron bien claros algunos puntos: "La violación es un crimen. Pero el flirteo insistente o tímido no es un delito, ni la caballerosidad es una agresión misógina", aseguraron celebridades firmantes como la mencionada Catherine Deneuve, la actriz Ingrid Caven, la escritora Catherine Millet y la editora Joëlle Losfeld.

Y es que lo grave para muchos, es que de algún modo el colectivo francés le da la razón a personajes como Woody Allen (quien, recordemos, fue acusado de abusos en el pasado), cuando este aseguró en su momento que la situación se convertiría en una cacería de brujas. Según medios como Variety, este movimiento contrario a las revolucionarias iniciativas contra el acoso surgidas en la meca del cine, acusa a campañas como MeToo, de generar un ambiente represivo que ha ocasionado que "muchos hombres hayan sido sancionados en sus trabajos por el error de tocar una rodilla, intentar robar un beso o hablar sobre cuestiones íntimas durante un almuerzo de trabajo". Las críticas no se han hecho esperar, y por lo pronto, personajes como Caroline de Haas han manifestado su repudio:“Catherine Deneuve y otras mujeres francesas le dicen al mundo cómo su misoginia interiorizada las ha lobotomizado hasta el punto de no retorno” , publicó en su cuenta de Twitter la activista feminista francesa. 
 

Por su parte Ségolène Royal, la ex Miniestra del Medio Ambiente francesa, publicó en twitter el siguiente mensaje: "Es penoso que nuestra gran Catherine se sume a este texto desolador". 
 

Se espera que las activistas americanas simpatizantes del Time's Up y el #MeToo respondan pronto en tiempo y forma a esto que en teoría debería ser más cercano a los ataques de fuego amigo de militantes del mismo bando, pero que es en realidad se asemeja más a una declaración de guerra que nadie imaginó.