¿Porqué ha decepcionado el cartel de Coachella 2018? (con todo y Los Ángeles Azules)

Los mayores exponentes de la música popular mexicana convivirán con The Weeknd y Beyoncé.

Etiquetas:

Decepción a la carta.
2018. Tras muchos line-ups emblemáticos en su larga historia desde la primera edición del festival en los años 90, Coachella anunció el que parece ser su cartel más decepcionante hasta la fecha, pese a la inclusión de grandes figuras millennials que sin duda garantizarán la afluencia masiva de público (St. Vincent, War on Drugs, Portugal the Man, etc.), y a la presencia de algunas leyendas del pop, el hip-hop y el dance, quienes no pasan por su mejor momento, pero han renovado sus votos con la música y eso parecería ser suficiente, pero no nos alcanza. Es así cada cual en su categoría, los nombres de peso histórico son CHIC, David Byrne, Eminen y Jamiroquai, entre otros.

¿Un festival más allá del bien y el mal?
En 2005, Cocteau Twins, una de las agrupaciones más emblemáticas del pop británico, anunció su reunión para la edición de aquel año del festival; el encuentro finalmente no se concretó. The Smiths fueron otro de los grupos que los organizadores jamás han podido (ni podrá) juntar pese a sus (supuestos) intentos. La importancia y trascendencia del festival está más que demostrada gracias a los actos inolvidables que lo han marcado con figuras como Paul McCartney o The Cure; por ser el preámbulo de las reuniones de bandas como Pulp o Guns N´ Roses, y por presentar año tras año, a las propuestas nuevas más interesantes de nuestra era. Sin embargo, aunque el gigante poco a poco ha perdido dirección, nunca, como hasta ahora, parecía que su brújula estuviera tan descompuesta.

La paulatina batalla ganada del pop.
Es 2018, es supuestamente el año en que se debían superar los prejuicios (porqué en 2017 ya todos debimos habernos gastado nuestra reserva de indignación mínimo, hasta el 2040), pero las críticas no se han hecho esperar: “La ausencia de rock, la inclusión de actos desconocidos y las reuniones intrascendentes” son los principales argumentos de los detractores del festival a realizarse del 13 al 22 de abril, en el Empire Polo Field de Indio, California. Lo que es un hecho es que si bien quizás el rock no esté muerto como se ha dicho durante décadas, evidentemente el pop soul de The Weeknd, el R&B de Beyoncé, la actitud de club de baile de Jungle y los proyectos de hip-hop modernos como Post Malone o Kygo (destacados en el cartel) y los héroes del billboard, como Cardi B, son quienes nutran un cartel que no emociona a todo el mundo como años anteriores.

Dale la mano a la cumbia… y se tomará el pie.
¿La sorpresa? La presencia del combo mexicano Los Ángeles Azules, cuyo estilo no tiene nada que ver con los actos que por lo general se presentan en el festival. Si bien es cierto que a la agrupación de Iztapalapa el crossover se le ha dado de manera exitosa en México y Latinoamérica, han colaborado con artistas de otros géneros ajenos a su estilo e incluso han hecho bailar a un público que en teoría los iba a rechazar (como el del Vive Latino, como dimos cuenta en el reportaje histórico donde el grupo nos contó su experiencia), lo cierto es que el grupo no es una banda alternativa como tal. Se trata de un grupo otrora de fiestas que ha logrado colarse con precisión en otros esquemas antes reservados a actos de rock, pop o world music, en base a plantarse con aplomo sobre los escenarios y producir canciones inolvidables, que trascienden estratos socia-culturales. Dice Camilo Lara, uno de los principales promotores del grupo: “Give a cumbia a chance”. Aquí los resultados… ¿saldrán airosos del experimento tal como en el mencionado festival mexicano donde conquistaron al público? Mientras tanto, el grupo ya está preparando maletas muy emocionados, tal como publicaron en su Twitter oficial:

Pero, antes de que su gran agencia de promoción les consiguiera la fecha, ¿sabrían los integrantes de la agrupación de la existencia del festival?

El antecedente mexicano en Coachella data de las presentaciones de Café Tacvba, Nortec, Zoé, Molotov y hasta la cumbia ya había tenido presencia con el Instituto Mexicano del Sonido (con el mismo Camilo Lara).

Ya los profetas lo habían anunciado.
en 2014, la BCC publicó un artículo en el que acusaba al festival de traicionar sus principios, apostando por el pop más convencional. “Coachella en un evento ridículo centrado en la moda y las celebridades que asisten, en el que la música no es más que un complemento“, aseguró amargamente a la cadena inglesa Marlow Stern, editor de entretenimiento de The Daily Beast. En 2015 Justin Bieber le dio la razón cuando fue expulsado del evento al tratar de ingresar a la fuerza al backstage de Drake; este año, quizás veamos por ahí a Selena Gomez presenciando el acto de su ex (el cabeza de cartel, The Weeknd) y claro, quizás a celebridades como Leonardo DiCaprio (asiduo asistente del Coachella) bailando Cómo te voy a olvidar de Los Ángeles Azules y sus invitados (porque apostamos que no irán solos).