Paganos vikingos contra nazis noruegos: el jersey olímpico que está crispando a Escandinavia

El jersey del equipo olímpico de esquí lleva tejidas dos runas vikingas... De las que usaba también el régimen de Hitler.

Etiquetas:

Pregunta de Trivial: ¿Cual es el país con más medallas en los Juegos Olimpicos de Invierno? Da igual cuando lo preguntemos porque la respuesta siempre es la misma: Noruega. El país escandinavo cuenta con 329 medallas (EE.UU. está a casi 50 de distancia), y la celebración es cuestión de Estado en el Norte. Lo que explica por qué un simple jersey ha montado una polémica de proporciones épicaas en el país.

Porque el jersey noruego oficial del equipo de esquí alpino, inspirado en la temática vikinga, incluye dos runas nórdicas. La inspiración vikinga tiene sentido también porque uno de los apodos del equipo olímpico es "vikingos al ataque" y, para participar en Pyeongchang, querían rendir homenaje a sus orígenes por partida doble. Las runas, por si solas, ni siquiera son negativas. Son runas, el alfabeto primigenio de (casi) todas las culturas germánicas/nórdicas.

El problema, para desgracia del diseñador y fabricante, la marca Dale of Norway, que ha visto como su idea original se ha visto devorada por la polémica, está en quién las ha usado últimamente. Porque una, ᛉ (algiz o yr), fue adoptada por el ocultismo nazi como "runa de la vida", y es el símbolo de la Alianza Nacional, un grupo nazi supremacista blanco estadounidense fundado en los 70. Y esa es la menos peliaguda. Los nazis originales la usaban para farmacias y poco más.

La otra, ᛏ (tiwaz o tyr) es aún peor: porque la usan grupos neonazis en la mismísima Noruega. En general, en casi toda Escandinavia. Y en Alemania. En tiempos de Hitler, la runa Tyr, la del dios de la guerra manco, se convirtió en la que llevaban los muchachos que se graduaban en la escuela de oficiales del Reich. Y en la de un cuerpo de granaderos. Y en "runa de batalla" en general". Luego ya la adoptaron un par de grupos neonazis alemanes, hoy ya prohibidos. Que querían llamarse Thor (ᚦ) pero, como son neonazis, no se les daba bien ni deletrear lo suyo y se confundieron de runa.

Volvamos a Noruega. En los dos últimos años, el país ha "readoptado" con orgullo su cultura ancestral, la vikinga, incluyendo su paganismo original (y quitándole hierro a lo de las incursiones, las violaciones y prenderle fuego a las cosas de otros mientras pisas su sangre). En parte impulsados por el éxito de la serie Vikingos, en parte porque con modas como las de la paleodieta esto tenía que pasar, y lo vikingo ha venido acompañado de un buen componente gastro... Y, en parte, porque si tienes una de las culturas más cool de la Europa bárbara y los tuyos fundaron Rusia, pues se dice y ya está. Sin embargo, sus 5.2 millones de habitantes se han topado con un mal que culturas menos blancas conocen bien: el de la apropiación cultural. Es decir, que otros se queden lo tuyo y lo distorsionen para siempre.



En concreto, y según cuenta el New York Times, un grupo neonazi bastante prominente en Noruega llamado "Movimiento de Resistencia Nórdico" ha adoptado la runa Tyr como suya. Son beligerantes, racistas y todas esas cosas que uno puede esperar de un nazi. Pero como dice uno de los noruegos con los que ha hablado el NYT: "los nazis de aquí también llevan banderas de Noruega en sus marchas, ¿significa eso que tenemos que renunciar a ellas?".

Así que la polémica está servida. Los paganos vikingos, los aficionados al deporte y los defensores de una cultura ancestral están bastante cabreados por que un simple jersey olímpico haya levantado semejante polémica. Retirarlo por miedo a cuatro descerebrados nazis -perdonen la redundancia- sería, dicen, "renunciar a nuestra herencia cultural" para dejar que se la queden los nazis. Pero, por otra parte, uno de los miedos de las autoridades nórdicas es que el jersey (de un equipo que es orgullo nacional de todos los noruegos) se convierta en el coqueto y caro (unos 5,000 pesos al cambio) uniforme de las nuevas hordas nazis.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.