Adieu Colette!

La madre de las 'concept stores' cierra hoy sus puertas tras 20 años de poner la modernidad 'á la mode'.

“Colette no puede existir sin Colette”, fue la declaración que diera su dueña y directora creativa, Sarah Andelman, en julio pasado, anunciando el cierre de la tienda pero también el retiro de su madre y fundadora de este landmark parisino, Colette Roussaux.

 

To Colette Rousseaux and her daughter Sarah Andelman - a giant MERCI for lighting up the fashion world for 20 inventive years

Una publicación compartida de Suzy Menkes (@suzymenkesvogue) el

Con tres pisos llenos de una selección ecléctica de mercancías que van (¿iban?) desde elaborados vestidos de coctel, productos de belleza, tenis, postales, plumas y demás “artículos de deseo”; hasta un bar especializado en agua y una galería de arte. Colette fue de las primeras tiendas que centró su atención en una estética de estilo de vida y no en un producto en específico, convirtiéndose así en el modelo a seguir para todas las llamadas “concept stores”.

Desde entonces, París y otras ciudades del mundo se vieron inundadas de tiendas que intentaron emular cada paso de la fórmula: el diseño quirúrgico, la selección de mercancía y hasta desarrollarse un aroma insignia (Me refiero a tí, Palacio de los Palacios). Pero el ingrediente que les hacía falta era el ojo experto de sus compradoras/dueñas/fundadoras que, aún sin plan de marketing de ningún tipo, lograron crear una marca que en 2016 registró un volumen de ventas de 28 millones de euros y a la que le debemos nuestra actual obsesión por las colaboraciones especiales.

Algo que sí estuvo planeado desde su concepción era el cambio constante, ejemplo de ello fue su compromiso con el arte del aparadurísmo, cambiando cada domingo las vitrinas de la tienda y (mal)acostumbrando a todos los transeúntes, locales y turistas, a ser sorprendidos cada semana con un nuevo diseño, colaboración o pieza de arte efímero. Entre incontables firmas de libros y lanzamientos exclusivos que vieron la luz en este templo del 5to arrondissement fueron el Apple Watch, el regreso de los Stan Smith de Adidas, el 50 aniversario de Barbie, los libros de Grace Coddington, Scott Schuman y Terry Richardson; y hasta Colombia tuvo su momento en el 213 de la rue Saint-Honoré, gracias a la colaboración con el diseñador Esteban Cortázar

Sin embargo, ni sus dueñas, ni París ni el mundo del lujo es el mismo que hace 20 años y el cierre de esta Meca de la moda llega en medio de una época en la que las existencia misma de las tiendas físicas es cuestionada por el incremento de las ventas online

Victoria y David Beckham visitando Colette en 2006.

Pero la magia de Colette iba más allá de su selección de productos o su capacidad para ver hacia el futuro. Como cuentan algunos de sus empleados al sitio francés L’obs, mucha gente no visitaba la tienda para comprar, ni para ver, sino para pasear. Entre los paseantes podías encontrarte turistas, locales, celebridades y la crema y nata de la industria de la moda francesa. El mismo Karl Lagerfeld era uno de los clientes más regulares, visitando cada sábado minutos antes del cierre. Esta diversidad en visitantes y productos hacían la experiencia de comprar en Colette tan aspiracional como democrática, pues en la misma bolsa blanca podían salir un reloj edición limitada de Chanel o un par de plumas bic de 2 euros.

Para sus últimos días, las vitrinas de la tienda muestran pantallas gigantes con al menos 400 fotos de las instalaciones que vistieron la tienda durante dos décadas y que, si todo sale como lo planean las creadoras, serán sustituidas con mariposas vivas, tal como ocurrió en su apertura el 3 de marzo de 1997, siendo así la única vez en su historia que se repita el concepto de las ventanas. 

 

Los últimos días de Colette.

En la última entrevista que Andelman da como dueña de la tienda, le explica a Vogue su interés por seguir colaborando con mentes creativas. “En Colette, respiramos gracias a los demás. Tan pronto como veo a alguien haciendo algo grandioso, quiero traerlo aquí… es mi meta tener las cosas que amo”. Una desventaja de cerrar es que ya no tendrá todas las cosas que ama a su alcance y es que como explica la parisina de 41 años: “… lo que más voy a extrañar es mi modo de vestir, porque mucho de lo que escogía para la tienda es lo que escogía para mi”.

Sarah con Carine Roitfeld en 2011.

Mientras tanto, todos los que no estemos en París podemos disfrutar del último aliento de su tienda en línea hasta la media noche del día de hoy (tiempo francés), esperando que este Adieu se convierta en un Au Revoir.

 

Toutes les bonnes choses ont une fin. Après vingt années exceptionnelles, colette devrait définitivement fermer ses portes le 20 décembre prochain. Colette Roussaux arrive à l'âge où il est temps de prendre son temps ; or, colette ne peut exister sans Colette. Des échanges ont lieu avec Saint Laurent et nous serions fiers qu'une Marque aussi prestigieuse, avec qui nous avons régulièrement collaboré au fil des années, reprenne notre adresse. Nous sommes ravis du grand intérêt que Saint Laurent a montré dans ce projet, ce qui pourrait constituer une très belle opportunité pour nos salariés. Jusqu’au dernier jour, rien ne changera. colette continuera de se renouveler toutes les semaines comme d’habitude, avec une sélection unique et de nombreuses collaborations, également disponibles sur notre site colette.fr Nous vous remercions pour votre confiance, et à bientôt chez colette, jusqu’au 20 décembre! #colette BREAKING NEWS As all good things must come to an end, after twenty wonderful years, colette should be closing its doors on December 20th of this year. Colette Roussaux has reached the time when she would like to take her time; and colette cannot exist without Colette. Negotiations are under way with Saint Laurent and we would be proud to have a Brand with such a history, with whom we have frequently collaborated, taking over our address. We are happy of the serious interest expressed by Saint Laurent in this project, and it could also represent a very good opportunity for our employees. Until our last day, nothing will change. colette will continue to renew itself each week with exclusive collaborations and offerings, also available on our website colette.fr We thank you for your support and see you soon at colette--until December 20th! #coletteforever #colette20ans #colette

Una publicación compartida de colette (@colette) el