Salma Hayek: niñera y cocinera en casa de Ryan Reynolds y Blake Lively

La actriz cuelga una foto en Instagram y lo está revolucionando.

Como si estuviera en casa. Salma Hayek hizo de niñera y movió la sopa en casa de Ryan Reynolds y Blake Lively. Después, lo subió a Instagram: “Cuando tus amigos te invitan a cenar y acabas haciéndoles todo tu”, bromeó la actriz.

 

When your friends invite you for dinner and you end up doing all the work. Cuando tus amigos te invitan a cenar y acabas haciéndole todo tu. #hitmansbodyguard #ryanreynolds #tbt

Una publicación compartida de Salma Hayek Pinault (@salmahayek) el

La imagen no tiene nada de particular si no fuera porque se trata de la estrella de Hollywood y porque es más que probable que la familia tenga su propia 'nanni'. Seguro que la han visto en muchísimas ocasiones.
¿Quién no sostiene al bebé mientras hace cualquier otra cosa a la vez, puede que incluso trabajar? La senadora australiana Larissa Waters ha amamantado hace unos meses a su pequeña en el Parlamento de su país. Un gesto, o una manera de conciliar que llamó la atención de los medios de comunicación, algo que también ha ocurrido ahora a pesar del abismo que las separa.
En esta ocasión, Salma Hayek no reivindica ni concilia simplemente se divierte con la segunda hija de la pareja de actores, Ines (sin acento), en brazos. El padre de la criatura le hace palmas un poco más atrás en una cocina que difícilmente cabría en una casa anónima. Un florido delantal completan la informal instantánea que sirve, además, para promocionar con el hastag #hitmansbodyguard la película The Hitman's Bodyguard que protagonizan Ryan Reynolds y ella misma. Es evidente que Salma Hayek tiene experiencia en tomar en brazos a un niño. Tiene una hija de nueve, Valentina Paloma, con su marido, el empresario François-Henri Pinaul, que a su vez tiene otra hija, de 17 años, Mathilde.

No es la primera vez que Hayek sorprende a través de su cuenta de Instagram. Es la tentación de llevar una cámara (la del celular) siempre encima. Hace poco consiguió una imagen única: la prueba de la editora (temida por unos y vista como inquebrantable por otros) de la edición estadounidense de la revista Vogue, Anna Wintour, también le gusta bailar.

Pero su perfil en la red social tiene mucho más. Ella se muestra natural en todo tipo de situaciones: canta, ríe y baila en fiestas, sesiones de fotos y con amigos (todos famosos). Lo que no contó esta vez, sin embargo, fue cómo acabó la cena en casa de los Reynolds Lively cuando el bebé y la hija mayor de la pareja, James, de 3 años, se fueron a dormir.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.